domingo, 6 de septiembre de 2009

Los antiguos isleños vistos por los europeos

Las Crónicas francesas nos han aportado numerosos testimonios sobre la vida y las costumbres de los antiguos isleños. De los habitantes de La Palma, por ejemplo, aseguran que eran «gentes hermosas y se alimentan sólo de carne». También señalan que en La Gomera se «habla el más extraño lenguaje de todas las islas, pues hablan con los bezos como si carecieran de lengua»

Le Canarien apunta que en las tierras más altas de El Hierro «hay unos árboles que gotean constantemente agua buena y clara, que cae a unas fosas junto a ellos», y que Tenerife es un país donde «La tierra es muy buena para cualquier cultivo. Sus numerosos habitantes son el pueblo más intrépido de cuantos viven en las islas, y nunca fueron asaltados ni reducidos a servidumbre como los de las demás islas».

De los canarios, las Crónicas destacan que «Tienen muchos animales, como cerdos, cabras y ovejas, y unos perros salvajes que parecen lobos, pero son más pequeños».